viernes, marzo 22, 2013

Retos....


Hace meses que compartí con ustedes el deseo de empezar una batalla con el sobrepeso,
aunque no estoy tan obesa si he aprendido que cuando pasas de tu peso ideal caes en 
el sobrepeso, y yo era una de esas,.

Mi medico me refirió a un endocrinólogo para ver si mi sobrepeso era algo hormonal, 
gracias a Jehova no era así  todo era debido a comer lo que no se debe a la hora 
que no se debe, desde que llegue aquí he estado sin trabajo, lo que me ha llevado
 a tener una relación estrecha con la cama produciéndome ella que no me levante 
de tanto sueno, en fin, el medico me enseno que no podemos jugar con nuestro 
metabolismo y que lo ideal es aprender a tratar a nuestro cuerpo, que el ejercicio 
es la base de un cuerpo sano y que una alimentación es el mejor compañero por 
ende aprendí a luchar con el.

Al principio mi cuerpo no quería ayudarme, me costaba mucho poder subir cuestas 
y caminar por mas de 5 minutos, pero poco a poco a ido cediendo y nos hemos hecho
 muy amigos y hemos empezado a relacionarnos y entender que dependemos el uno
 del otro, claro esta me refiero a mi cuerpo.

Después de casi 4 meses he logrado bajarle el ritmo a mi cuerpo, eso si aun no puedo
 decir que ya acabe porque realmente me queda mucho camino que recorrer, eso 
si sin tomarme esto demasiado enserio ya que no puedo descuidar las cosas verdaderamente 
importantes en mi vida y es la adoración de Jehova, porque como hemos sabido 
el merece las primicias no lo que nos sobra.




Después de esfuerzos, estamos casi llegando a la meta.

Gracias a Jehova he podido seguir adelante porque se que el de una u otra forma
 me ayuda a no desfallecer ademas cuando salgo a camina me refresca la vista con
 la hermosa naturaleza que ha puesto a nuestros ojos, gracias a el todo es mas fácil 
y todo es mas bonito, por lo mismo, la única manera que tengo de agradecerle 
es estudiar su palabra y tratar de hacer cambios de los cuales Jehova se sienta orgulloso.


Aquí les dejo algunas de las bellezas que Jehova me regala cada vez que hago mi caminata