miércoles, octubre 12, 2016

Colecho... Si por favor


Hace nueve meses que en mi hogar reina la alegría y la mayor felicidad que nadie puede imaginar, Tenemos al niño más bello (esto lo dicen todos los padres) y esta es una gran verdad.

Quiero hablarles de algo malo que estamos haciendo desde el día que nació nuestro hijo algo muy muy malo, y es el hecho de que estamos haciendo COLECHO, SI, ASI ES, COLECHO. Para muchas personas esto sería algo inaceptable porque como es posible si teniendo cuna y su propia habitación.

Esta mala conducta me la impuso mi amiga chelo, y el dr. Carlos Gonzalez un pediatra que aboga por amar mas a los bebes y aprovechar mientras lo son, porque algo hay que reconocer y es que se hacen mayores muy rápido y nos perdemos esto por seguir reglas absurdas.

Cuando nació el niño, recuerdo a una  matrona (enfermera que cuida de las recién paridas) ella hablo con una madre que estaba en mi habitación, esta no quería atender a su bebe porque estaba bien adolorida y el bebo no dejaba de llorar, en varias ocaciones me levante a ayudar, destacar que su hijo era casi el doble del mio, la matrona le explico muchas cosas del porque el bebe lloraba, y el mio ni ji decía, y la diferencia era clara, el mio estaba en brazos de su mami, específicamente en su pecho.  Al principio sentía un poco de vergüenza cuando entraba la matrona y me veía con el niño en mi cama y en mis brazos, lo hacia por comodidad porque entre los puntos y el dolor me era difícil levantarme y acostarme a cada momento para tomar al bebe y darle de comer, pues desde que nació era un comelon.

 Bueno volviendo al tema, la matrona explico entre otras cosas que cuando un bebe nace viene del sitio mas acogedor de mundo, un lugar donde no hay ruidos, olores, luz molesta ni frio ni calor, y cuando nacen es un estrés, llegan a un mundo de ruidos, olores y demasiadas sensaciones que el no sabe que hacer con ellas, y en ese momento entramos nosotros, los padres, a rescatar a ese nuevo ser en un mundo tan viejo, la matrona explico que lo mejor es tenerlos en brazos, que al pegarlos al pecho escuchan nuestro latido, lo único que lo tranquiliza, y mejor aun les ayuda a saber que no están solos. Además dijo que somos mamíferos, que necesitamos el contacto físico con nuestros padres, puso el ejemplo de los perros, una perra cuando nacen sus crías, jamás los deja solos o en cuna, ella se queda satisfaciendo las necesidades. Nuestros bebes cuentan con sus padres como aliados para protegerlos.

Al otro dia de haber nacido el bebe  su padre paso 4 horas haciendo contacto piel con piel, y ahí fue donde caimos en el vicio de tener a nuestro bebe siempre cerca. Muchos tendrán sus forma de pensar y de opinar, he aprendido que lo mejor del mundo es hacer oídos sordos a los comentarios y opiniones.


Hacer colecho nos ha ayudado a disfrutar el cercimiento de nuestro hijo y nos ha ayudado a descansar la noches, sin tener que levantarme soñolienta para darle de comer al niño, sin mencionar que he hecho LMD (Lactancia Materna a Demanda) cuando el quiera y como quiera, y he de reconocer que me ha ido muy bien, el desarrollo del niño ha sido muy bueno, y es que amamantar a mi hijo desde la cama me ayudo a descansar y disfrutar como nunca lo había imaginado