sábado, enero 02, 2016

Instinto de Madre

Hace años que deseaba experimentar esto de ser madre, cada vez que una amiga o familia tenía esta dicha le hacia llegar mis felicitaciones, tal vez por ser una más del monton aunque es bueno decir que muchas veces me preguntaba si iba a sentir esa sensación única en la vida de un hombre y una mujer. 

Antes de continuar, debo hacer un paréntesis para agradecerle a Jehová nuestra bendición,  no tenemos como agradecer solo prometiendo poner todo nuestro amor para guiar por el mejor camino este pedazo de amor que nos han regalado. 

Comenzaré por decirles que el instinto maternal no existía en mi, era de las que pensaba, si viene bien y si no también,  tal vez me engañaba a mi misma de una u otra manera trataba de autoprotegerme para no sufrir ya que nos han educado con la mentalidad de ppr todos los medios tener si o si, aso sea que te acabes la vida tuya y de tu pareja si la hubiera.

En nuestro caso no fue así ya que siempre he puesto a Jehová en primer lugar y mi fe por encima de cualquier cosa,  igual el apoyo de mi esposo fue vital porque aunque en nosotros habia el deseo de ser padres, esto nunca fue motivo de enfados o de caras largas, al contrario nos unio como pareja, aunque no teniamos problemas de concepción no nos enfocabamos en eso,  disfrutamos nuestro tiempo de pareja, porque para nosotros era importante nuestro matrimonio y nada podia obstaculizar ese intento de felicidad. 

Como ya mencione antes, nuestro matrimonio se enfocó en disfrutar cada etapa vivida y por vivir, hasta que un dia sin esperarlo llegó la gran noticia.

Recuerdo que ese dia estaba en mi cama acostada viendo vídeos en youtube y entre ellos se me colo uno se síntomas de embarazo entre ellos hablaba de hacer experimentos con la pipi, no se porque quise experimentar,  creo que era por falta de oficio y aburrimiento,  el caso es que aquel experimento dio positivo y fue tal mi curiosidad que fui a la farmacia a comprar el famoso test de embarazo y cual fue mi sorpresa,  eureka! Las líneas mas rojas que el rojo,  incrédula al fin pedi cita a mi médico y creo que me vio la cara de tonta porque el me decía que sue si y yo que no, que me hiciera más exámenes,  cosa que aqui en España no se hace porque dan por bueno y válido este test. 
la espera fue larga porque aquí debes tener 12 semanas de embarazo para mi primera ecografia y no fue hasta ese día en que comprobamos que éramos bendecidos con nuestro primer hijo, aun recuerdo la cara de mi esposo, era indescriptible. Valió la pena la espera, ain angustias y disfrutando cada dia paaado junto a mi esposo,  agradezco cada dia a Jehova y le pido todo su  amor para educar a nuestro bebo de la mejor manera. 




0 comentarios: