lunes, septiembre 09, 2013

Un largo camino



Es un bonito día aunque para algunos no sea así, estoy convencida que es así.

Hoy al igual que cada día de mi vida desde que conocí a mi esposo ha sido bueno, somos personas diferentes con aptitudes y actitudes diferentes pero lo mejor de todo es que tenemos algo en común y es nuestro deseo de seguir armándonos y respetándonos el uno al otro y mejor que nada conociéndonos en los momentos buenos y malos, y es que el matrimonio es eso, un camino donde dos decidieron hacerlo juntos, sabiendo que iban a encontrarse con obstáculos.

El matrimonio tiene ventajas y desventajas, en mi caso son ventajas, de tener a tu lado a un ser humanó que se dedique en cuerpo y alma a ti, la ventaja de contar con una persona que al despertar te mire a los ojos y te agradezca en amanecer a su lado, ventaja de tener una persona que con solo mirarte sepa lo que deseas y lo que necesitas.

Mi matrimonio es así lleno de grandes momentos, de largos viajes juntos, risas, llantos. Aún recuerdo cuando llegue a este país las veces que llore y no olvido las veces que me abrazo y no me dejaba sola compartiendo mi dolor de estar sola sin mi familia, pero desde entonces me ha cuidado y ha procurado que nada me falte.

Mi esposo es lo que siempre anhele, soñé y desee, un hombre que fuera como el que tengo hoy gracias a Jehová que lo tengo.

Gracias a Jehová por dejarnos vivir un día más y por regalarnos este atardecer.